jueves, 20 de septiembre de 2012

LINEAS DE INVESTIGACIÓN

Muchas de las líneas de investigación que se relacionan a continuación
 se corresponden con distintas teorías sobre el autismo que no se
excluyen mutuamente. Existe especial compatibilidad entre aquellas
que tienen una base médica o genética con aquellas que resultan muy
 útiles para describir la sintomatología de esta condición. 

Cerebro Social:
Recientemente ha sido identificada la implicación del área del cerebro conocido como FFA (Fusiform Face Area) en el procesamiento y discriminación de las caras. Las últimas investigaciones sugieren que éste área es parte de una más general red de zonas cerebrales que son específicas para la cognición social, que se conocen como “el cerebro social”, y que parecen tener menor actividad en las personas con autismo
     

Coherencia Central:
Existe evidencia clínica de la tendencia de las personas con autismo
a fijarse más en los detalles y en las partes, y a fallar en la obtención
 de una visión global, tanto en lo relativo a la percepción, atención,
semántica y procesos lingüísticos.

Teoría de la Mente:
Algunos psicólogos cognitivos han encontrado evidencia de unas dificultades específicas de las personas con autismo en las tareas de “teoría de la mente” (sistema conceptual y mecanismo de inferencia para la comprensión y predicción de los estados mentales). Algunos investigadores han encontrado que un número elevado de la personas con Síndrome de Down tienen también dificultades en estas tareas bajo ciertas condiciones.
     

Intersubjetividad:
Distintos investigadores focalizan su actividad en lo que denominan la
 “dimensión afectiva y emocional” del desarrollo y sus trastornos.
Sugieren que el autismo puede ser el producto de alteraciones en
 los procesos primeros de adaptaciones emocionales intersubjetivas.
Por el momento las investigaciones en ésta línea cuentan con
 muchas dificultades experimentales y escasos resultados.

Funciones Ejecutivas:
Las personas con autismo muestran un bajo rendimiento en aquellas tareas relacionadas apoyadas en lo que se conoce como la ‘función ejecutiva’. Esta teoría propone que los déficits en las funciones ejecutivas responsables del control y la inhibición del pensamiento y la acción son las causas primarias del autismo. Sin embargo, distintas investigaciones han encontrado que éste déficit aparece también, entre otros, en los niños de otra condición clínica: el déficit de atención e hiperactividad, con lo que no podría decirse que éste déficit sea específico del autismo, lo que no resta necesariamente utilidad explicativa a esta teoría.
     

Genética:
Tan solo algunos de los trastornos del espectro del autismo tienen ya
 una base genética identificada. Este prometedor campo arrojará luz
 en los próximos años sobre las causas genéticas del autismo y
sobre su papel en el desarrollo de esta condición. Son muy
 numerosos los equipos investigadores que persiguen la identificación
del grupo de genes implicados.

Intervenciones educativas:
La educación es, hoy por hoy, la principal herramienta con la que se cuenta para abordar el autismo. Apoyándose en las hipótesis y los resultados de distintas teorías explicativas del autismo existen diferentes grupos que centran su actividad investigadora en la identificación de las terapias o estrategias de intervención que resulten más efectivas. Dada la heterogeneidad de las personas con autismo, se persigue encontrar estrategias concretas para abordar dificultades concretas de cada persona con autismo. Desde el punto de vista práctico los resultados que en este campo se encuentren serán extremadamente relevantes para la obtención de un currículum de aprendizaje cada vez más sólido y eficaz.

FUENTE CONFEDERACIÓN AUTISMO ESPAÑA

No hay comentarios: