domingo, 24 de abril de 2016

Trastorno de la percepción sensorial en TEA.





Internado de Fonoaudiología, Laboratorio de Lenguaje Infantil
Sandra García Vieira, Interna de Fonoaudiología Universidad de Valparaíso. 

Dentro del espectro del autismo existen diversos criterios diagnósticos que logran de alguna manera agrupar la gran heterogeneidad de síntomas presentes en la condición. Actualmente es el DSM-5 quien otorga la clasificación más actualizada de los mismos. Dentro de estos criterios que se incluyen en esta nueva edición, se reconoce a las alteraciones de hipo o híper reactividad a estímulos sensoriales o al inusual interés en aspectos del entorno, como uno de ellos, englobado como parte de los patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades (American Psychiatric Association, 2014).
Si bien, este reconocimiento como parte de los criterios diagnósticos del  TEA es positivo como un avance en el conocimiento del amplio funcionamiento cognitivo y biológico de las personas dentro del espectro, la información que el manual entrega acerca de este déficit en la integración sensorial, presente en la gran mayoría de los individuos con TEA, es más bien superficial.
Variadas investigaciones han llegado a la conclusión de que esta dificultad para modular, discriminar, coordinar y organizar la información sensorial, existente en las personas con trastorno del espectro del autismo, produce una limitada entrada de los datos o un desajuste en la concordancia entre la percepción de un estímulo recibido por distintos sentidos, resultando en vivencias confusas y en ocasiones amenazantes para el niño (Ortiz Huerta, 2014). Este proceso sensorial desorganizado, por tanto, se traduce en una hiper o hipo reactividad a distintos estímulos del ambiente y si se analiza este tipo de respuestas en la vida cotidiana de estas personas, se subentiende que no va a ser agradable para ellos participar en las actividades que una persona neurotípica experimenta diariamente. ¿Qué pasaría si todo el día estuvieran taladrando al lado tuyo? ¿O si sintieras que te vierten encima agua hirviendo? O más aun, ¿Si sintieras que flotas al intentar caminar? Seguramente querrías alejarte del estímulo que te causa molestia. Esto es lo que sucede a menudo con un individuo perteneciente al espectro del autismo y es esta forma de relacionarse con el mundo sensorial la que muchas veces los aísla y encasilla de excéntricos frente a la gente que los rodea.
Teniendo en cuenta lo anterior, ¿No sería importante a la hora de elegir un diagnóstico y encasillar un tipo de intervención, tener en cuenta a cabalidad como está percibiendo los distintos estímulos una persona? ¿Cómo voy a iniciar una estimulación vía canal auditivo si al menor ruido un individuo con TEA apaga sus canales sensoriales para protegerse de la sobrecarga? Es ahí donde falta indagar, y crecer en términos de la información que entregamos a la comunidad que esta pronta a intervenir y etiquetar a una persona con determinado diagnóstico, para así finalmente conseguir lo más importante, lo cual radica en favorecer un aprendizaje y desarrollo con calidad de vida siendo este agradable e inclusivo para toda persona cualquiera sea su rango y condición dentro del espectro.
Finalmente, si estamos en conocimiento que estas alteraciones sensoriales contribuyen a un comportamiento desadaptativo y generan aislamiento social (Ortiz huerta, 2014) ¿No sería más efectivo comenzar organizando y modulando los estímulos sensoriales que recibe el niño desde el ambiente, antes de enseñarle a no gritar cuando escucha el ruido de un motor? Es una mentalidad en la que aún nos falta trabajar.
Referencias bibliográficas
American Psychiatric Association. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales DSM-5. España: Editorial Médica Panamericana.
Imperatore Blanche, E., & Reinoso, G. (2007). Déficit en el procesamiento sensorial en el espectro autista. Revista Terapia ocupacional, Universidad de Chile, 1-19.
Ortiz Huerta JH. (2014) Terapia de integración sensorial en niños con trastorno de espectro autista. TOG (A Coruña) 11(19): 1-13 Revista en internet. Consultada el 21 de marzo de 2016. Disponible en: http://www.revistatog.com/num19/pdfs/original5.pdf
Pucha, M. J., Bea Gresa, M., Ferrás Mestre, V., & Fernádez, C. (2014). Percepción sensorial en el alumnado con autismo. PFC 11-12 CIEP El Parque (La Cañada) , 1-27.


No hay comentarios: